jueves, 15 de abril de 2010

¿Por qué?

Si, la pregunta es : ¿Por qué?

¿Por qué no me apetece escribir en mi blog, cuando antes era fundamental?

¿Por qué ya no se me ocurren historias, cuando hubo épocas en que se me salían de la cabeza y me hacían dejar lo que estaba haciendo para apuntarlas?


Al principio fue porque estaba muy cansada. La nena me tenía absorbida las 24 horas del día, entre darle de mamar cada dos horas, pañales, intentar dormir yo, y esas cosas que se te caen encima cuando eres madre.


A eso se le añadió el agobio, una inoportuna lesión en la cadera que me tuvo el primer mes sin poder caminar ni moverme, y las dichosas hormonas que te hacen la puñeta sin que nadie las invite.


Pero ¿luego?

La nena se porta muy bien, no da ningún problema, dormimos nueve horas por las noches y yo no trabajo. Debería tener la cabeza llena de cosas que contar...

Pero no es así, en realidad no se me ocurre nada que decir.

¿Será que mi imaginación se quedó en la sala de partos? ¿que tener un hijo gasta todas las reservas?


Es curioso, llevo varias semanas intentando escribir algo, poner alguna foto, y el caso es que no me apetece.


Mi pobre guitarra está aburrida en un rincón, y hasta los álbumes de fotos esperan que los organice.


Todo lo que tiene que ver con creatividad está apagado.


Espero que se deba solamente a mi nuevo oficio de "mamá de Nuria", y que cuando vuelva a trabajar y a la cuasi normalidad (normalidad creo que ahora tendrá otro significado al que tenía antes), vuelva eso que se me ha perdido por el camino, y que echo de menos.


En fin , sólo quería dar una vuelta por aquí, quitar el polvo del pasillo y recordar que esta también es mi casa.


Aquí dejo una foto de mi nena... la más que probable causante de esta "apatía creativa"