sábado, 7 de enero de 2012

El padrí Pep



Pep.
Así te llamaba todo el mundo.
Así le diremos a Nuria que se llamaba su abuelo.
Es curioso, porque mi abuelo también se llamaba simplemente Pepe.
Se supone que la manera con la que te llama la gente da idea del respeto que se te tiene, y que el "don", el "señor" y los tratamientos rimbombantes indican el nivel de importancia del que los lleva.
Pero cuando una persona se presenta: "hola soy Pep", da una idea de la imagen que tiene de sí mismo. Y evidentemente, de que no necesita adornos en su nombre.
Hay personas que dejan una profunda huella en su paso por este mundo, tanto por sus obras, como por su influencia en los que les rodean. Y para eso, a veces, basta con... llamarse Pep.
Querido suegro, tú yo sabemos que te voy a echar mucho de menos. Tú y yo sabemos porqué.




Adios, padrí Pep, y gracias por todo.

domingo, 1 de enero de 2012

Feliz 2012



Pssst... hola... Soy Brandy...
Mi dueña se ha quedado dormida. Poco aguante que tiene la pobre, desde luego no es un gato.
Que vengo a decirles... que como no me esperaba yo poder celebrar este nuevo año, y mucho menos celebrarlo en mi casita de Mallorca, pues esta entrada la hago yo, aquí, sentadito delante de la estufa.
Fuera están con los petardos y el ruido.
Pero aquí dentro se está muy bien.
A mí es que eso de las uvas no me va... prefiero un buen platito de pienso.
Ay, que ya empiezan las campanadas... me voy a despertarla...


FELIZ AÑO 2012