viernes, 27 de febrero de 2009

Anoche salí




De mi archivo:


Anoche salí.
Esto de salir por la noche es algo de costumbre, ¿no creen?
Quiero decir, una está en la flor de la vida, y sale con los amigos, pasa noches por ahí, de discoteca en discoteca, ligando lo que puede y la dejan.
Entonces conoces a un chavalito, las hormonas funcionan, y sigues saliendo, pero claro, como tienes novio, pues vas a tiro hecho, y la cosa, como que cambia.
Terminas la carrera, y la cosa se pone seria (con éste o con otro, que para el caso...) y entonces, que si hay que ahorrar para la boda, que si el piso, y cada vez sales menos. Además, ¿para qué vas a salir, si lo divertido lo tienes en casa? bueno, o en el coche, o en el portal, que cualquier sitio vale...
Luego te casas, y sin saber ni como, aparecen dos críos. Como para salir por las noches está la cosa, llevas cuatro años sin dormir, entre el angelito y la angelita. Encima, van y te ascienden en la empresa, así que trabajo doble.
Y lo divertido... bueno, el sábado y gracias, que no estás para muchos trotes. Además, como ya conoces el pastel, le pones el piloto automático, y listo, que después él se duerme y tú a descansar (o a darle agua a la nena, o leche, o llevar al nene al baño, que ya no lleva pañales...)
¿Que se casa tu sobrino? Pues nada, dejas a las fieras con una canguro, y te vas con tu flamante maridito y su flamante barriguita. Te tomas una cervecita, la copa de blanco, la de tinto, la de champán, y dos cubatas. Bailas como una loca con tu tío, y les demuestras a todos lo estupendamente joven que estás, para que se mueran de envidia.
Pero a eso, yo no lo llamaría salir...
Ay, pero un día, sin saber ni como, te encuentras que ya no hay maridito ni barriguita. El muy sinvergüenza llevaba tres años sustituyendo tus sábados por los de su secretaria (chica, es que hay que ser tonta para creerse tanta reunión, mujer), y el alivio que tenías de que te dejara dormir, se convierte en un absoluto pasmo.
Y entonces... aparece tu querida amiga, la que se divorció a los tres meses de la boda, y que te promete que te va a poner otra vez en marcha.
Te convence de que aún estás muy bien, de que tienes que salir, divertirte, olvidarte del canalla de tu ex, que ella te encuentra una buena canguro, bla, bla, bla. Y por no oírla, quedas un sábado por la noche.
Primer problema... ¿qué te pones?
Porque, claro, el traje de las bodas no te lo vas a poner, y tu, de vida social, como no te saquen de las reuniones de padres, y del pediatra, poquito.
Nada, nada, aquel minivestido que tu marido no te dejaba poner ni a tiros, porque se te veía nosequé, será perfecto. Te pintas como una mona, te echas perfume, y un par de preservativos, por si las moscas, que te ha dicho tu amiga que hay mucho hombre ansioso por ahí...
A las diez, te vienen a buscar, tu amiga y sus compinches, a los que ni conoces. Preguntas por cual discoteca van a ir.
Después de atragantarse tres veces de la risa, te explican amablemente que lo de las discotecas ya no se lleva, que ahora lo "in" son los locales de copas, y que, además, como es veranito, van a ir a una terraza muy molona, que está absolutamente de moda.
Las once, después de buscar aparcamiento durante una hora, llegas a la famosa terraza. Preguntas tímidamente si dan de cenar en ese sitio, y tu amiga, colorada como un tomate, te pide por favor que no la avergüences, que los sábados no se cena.
Pues tú tienes hambre, y además, tienes que llamar a la canguro, así que insistes hasta ir a un chiringuito a tomar unas tapitas, o bocadillos, o lo que sea. Te llenas el estómago, hablas con la canguro, y dispuesta para la batalla.
De vuelta a la terraza, son las 12:30. Dos millones de chavales abarrotan la calle, las aceras, y todo lo que se ve alrededor. Esto de be ser lo que llaman botellón -piensas- pero mejor te callas, pones cara de entendida, y sigues a la pandilla.
Una cola en la entrada, de narices, y dos enormes gorilas que solo dejan pasar a quien les parece a ellos.
Tu amiga, viendo tu expresión de estar en la luna, te explica con toda la calma que le queda, que es una terraza para "carrozas" como tú, que a sus amigos no les gusta, pero que por esta noche te van a hacer el gusto, para que no te sientas muy extraña.
Extraña, -piensas-, si es la una de la madrugada, y ya no sabes que hacer para aguantarte los bostezos.
Pues nada, te piden un cubata (lo que sea, piensas, a ver si se me va el sueño) y a bailar.
Todos parecen conocer la música, porque gritan como posesos con cada nueva canción.
-¿Pero cuando llegó toda esta gente?, si no me puedo ni mover, ¿que pasa aquí?
-Es lo normal, -te dicen-, estos locales se llenan sobre la una, y están a tope hasta las tres, que se van todos a otro, tu sigue bailando, hija, que pareces un pato
-Me han tocado el culo!!!!!!!!!
-Imaginaciones tuyas, es que estamos muy apretados.
-Pues al próximo, le clavo el codo en el páncreas..
-Bueno, vamos a relajarnos, y a ver que hay por aquí. Mira, ese no está mal, y parece que me está mirando. Es hasta guapo, mira que si ligo esta noche... Vaya, viene otro con dos cubatas, y lo saluda con un beso. Joe, Vaya vista que tengo.
El de tu derecha cada vez se te pega más, un centímetro, y le cobras el alquiler del sujetador.
-No, si mal no está, parece un triunfito, seguro que termina el instituto este año... Si me parece que lo he visto en el cumpleaños de mi sobrina...
-Oye bonita, ¿quieres salir de aquí, que hace mucho calor?
-Claro, cielo, espera que llame a la canguro, que tengo al niño con varicela.
-¿Niño?... Uy, creo que he visto a alguien en la calle, ya nos vemos...
Tu amiga se está dando el lote con uno con una cara de profesor de universidad. Te hace una seña a lo lejos, y se señala el reloj. Vale, que hasta mañana, que te diviertas, guapa.
Bueno, y ahora, ¿que?
El cubata ya debe estar a la altura de los talones, te duelen los pies, te pican los ojos, estás completamente afónica de intentar charlar con un señor muy agradable, que no deja de mirarte el escote, y te cuenta algo de una finca que tiene en Cáceres, donde va a cazar el Rey, y que tiene un hermoso anillo de casado...Y todos con los que viniste deben estar ya en, bueno, donde sea, si en realidad te da igual.
Le dices al de Cáceres que te vas al baño, que ahora vuelves, y codazo va, pisotón viene, consigues llegar a la calle.
Menuda la que hay montada, todos los chavales están como cubas, tirados por las aceras, recuerdas mentalmente encerrar a los tuyos hasta que cumplan los 30, saltas sobre un par de charcos sospechosos, y milagrosamente, encuentras un taxi.
Llegas a casa, te quitas los tacones, te pones las zapatillas, el pijama, pasas a ver a tus nenes. Están los tres dormidos en tu cama, los nenes y la canguro, hay un par de pañales por ahí tirados, y manchas de purés por todos lados.
Te echas en el sofá, y hasta mañana.

Al día siguiente, recoges los pañales, le pagas a la canguro, limpias las manchas de puré, pones un video de Blanca nieves, preparas la comida de la semana, te pides una pizza, dejas que los niños se pringuen, y te sientas a descansar.
Como a las tres de la tarde, te llama tu amiga del alma.
-Menuda nocheeeeeeeeeeeeee, estoy destrozada, no veas el tío que me he ligado, ufffffffff. Tengo una resaca del quince, me voy a tomar una tortilla de aspirinas.
-Oye, y el tuyo, ¿que tal? No tenía mala pinta, un poco mayor, pero ropa de marca, se ve que tienes buen gusto. ¿Ves como yo tenía razón?, si es que tienes que salir más. El sábado que viene, nos vamos a una terraza nueva que han abierto, y que me han dicho que van unos tíos de escándalo, ya verás como ligamos.
-Sí, claro, lo que tu digas...
-Niños, venga, dense prisa, que nos vamos al parque.
Si es que ya lo decía mi tía Juanita: Cariño, a tu edad, los hombres, o están casados, o tienen novia, o tienen novio, o dos cosas a la vez, o las tres, pero libres, libres......OLVIDALO
Perlita.

13 comentarios:

  1. Estupendo!...jajaj...me has hecho divertir imaginando las escenas! ajaja...muy bueno! creo que lo que no se hace a determinada edad, no tiene el msimo gusto si se lo pretende reeditar más tarde.
    que tengas un bue find esemana...sosegado y tranqui jejeje

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno jajajaja! Perlita, me encantó volver y encontrar este divertido (y hermosísimo) escrito. Cómo me gustan esas historias de Perlita!!

    Perdona si no había llegado antes, hay café?

    Bendiciones reafirmadas con abrazos

    ResponderEliminar
  3. que bueno sal mas a menudo hombre y haznos pasar buenos ratos je je

    ResponderEliminar
  4. Y mi comentario??? te lo dejé hace un buen rato y no lo veo...jope, algo he hecho mal!!
    bueno, si soy yo la que sale, una y no más, que creo que para esas cosas soy muy anticuá.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. PERLITA CORAZON..TIENES UN REGALITO EN MI CASA.
    BESOS.
    SHERE

    ResponderEliminar
  6. Jo, hermanita... Tu escrito me trajo ciertas reminiscencias de aquellos tiempos en los que una salía... y también un inicio de depresión por lo bien retratado que está el panorama cuando una llega a cierta edad...jajajaj...

    En fín, creo que voy a hablar con el Carde, a ver si conoce algún convento... dicen que ahora las monjas ya se pueden conectar a Internet... jejejej...

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. hola perlita, gatita linda que bueno encontrarte en mi blogger, un placer, esta entrada me recuerda el motivo por el cual tanto me gusta quedarme en casa los fines de semana jajajaja

    Me voy a tu otra entrada, besitos.

    ResponderEliminar
  8. JE..JEJEJEJE
    ¡¡AY PERLITA CUANTA RAZON!!SI ES QUE CADA EDAD TIENE SU MOMENTO..ME ENCANTO LA MANERA DE CONYTARLO.
    BESAZOOOOOOOOOOOOOOO

    ResponderEliminar
  9. Hola Perlita,

    Pois é... tudo tem a sua altura... hehehe... depois de se ter crianças, então.. Vamos cheias de vontade para "reviver" um pouquito da juventude e quando lá chegamos temos plena noção que já passou... já não temos paciência... já não achamos tanta piada... é assim!
    O que acaba por ser divertido, embora não no sentido que pensávamos... hehehe....
    Divertido assim. Tal como o contaste! hehehe...

    Beijo!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, bueno...
    Que conste que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia...
    En realidad estamos estupendas, nos movemos como pez en el agua en la movida nocturna y ligamos más que la mayonesa.

    ¿Movida?, ¿Quien dijo movida?...
    Si eso era en los años ochenta jajajajajaj

    Besotes a todos

    ResponderEliminar
  11. Pues imagina como tenemos nosotros eso de ligar jajjjajaj y trasnochar pa que, para quedarme esperando a que vengas del baño jejeje.
    .saludos de un humilde Cuentacuentos.

    ResponderEliminar
  12. PERLITA..TIENES UN REGALO EN MI CASA.BESOSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  13. Un abrazo Gata Perlita en este dia especial.

    ResponderEliminar

Cuéntame algo...