miércoles, 6 de mayo de 2009

Los dos soles (6)

“Año de 2492, la población mundial ha llegado a su límites. Hace años que se terminaron los yacimientos de petróleo, y el efecto invernadero impide el crecimiento de cultivos. Las guerras por la comida enfrentan al primer y tercer mundo, y el hambre se hace insoportable. Las colonias en la Luna y Marte empiezan a admitir pobladores, pero las condiciones allí son aún muy duras, y muchos colonos no las aguantan y fallecen. La diferencia de gravedad está afectando al ser humano, y las mutaciones se multiplican.
Después de varios intentos fallidos, la máquina de viaje interdimensional está preparada para hacer la primera prueba con seres humanos.
Desde hace 1000 años, se mantiene en secreto el diario del navegante. Es el diario de un navío que en el año de 1503 se perdió en el Cabo de las Tormentas, durante una terrible tempestad.. Toda la tripulación apareció en la costa después de la tormenta. Todos menos el grumete, que se había atado al palo mayor y desapareció junto con el barco.
Treinta años después, apareció en las costas de La Española, luego llamada Isla de Cuba. No consiguió que nadie creyera su historia, pues todos los que le conocían habían muerto ya, aunque él se mantenía extrañamente joven.
Se instaló en la isla, allí desposó con una indígena,, y su familia guardó el legado de su diario durante generaciones. En el siglo veinte uno de sus descendientes emigró a los entonces llamados Estados Unidos, llevándose consigo el valioso diario.
Cuando los viajes interdimensionales empezaron a ser posibles, hace unos cien años, el diario salió a la luz de nuevo, y un grupo de científicos decidió intentar encontrar el mundo de los dos soles, pues creyeron que era esa la única oportunidad de la humanidad, abocada a la desaparición por su egoísmo.
El 12 de septiembre de 2492, un grupo de 500 voluntarios, escogidos entre ciudadanos de todo el mundo, se embarcará en un viaje hacia otra dimensión, en busca de un mundo mejor. Llevan consigo este diario, que les identificará ante los pobladores del mundo que van a descubrir.
En este ordenador van todos los conocimientos que pudieran necesitar en su nueva vida, organizados por materias, y en 50 idiomas.
También lleva una máquina interdimensional, miniaturizada, adecuada para una sola persona, que volverá para informar de lo que han descubierto, y abrir el camino a los demás. Suerte."

Mientras la voz iba relatando la huida desesperada de un planeta moribundo, Olayo no salía de su asombro. Aunque le costó entender algunas de las cosas que allí decían, las imágenes que iban acompañando a la narración, aclararon algunos conceptos. De pronto se dio cuenta de que solamente él y los hermanos habían entendido el mensaje, pues el resto de los presentes hablaban un idioma completamente distinto, así que se dedicó a traducir todo aquello que había oído.
Luego exploró las posibilidades de aquel aparato. Según apretaba las letras, iban saliendo imágenes y una voz hablaba de medicina, arte, y algunas otras materias que le eran completamente ajenas.
Pero lo que sí que entendió perfectamente era que aquel aparato le podría llevar de nuevo a su mundo. La voz lo había dicho claramente, él iba a regresar. No le sonaban los nombres de La Española, o Cuba, o Estados Unidos, pero algo estaba claro, era su mundo, y él iba a regresar.
La anciana le sacó de su ensimismamiento.
-Tienes que enseñarme tu idioma. Tienes que enseñarme a utilizar ese artefacto. Tengo que aprender los conocimientos de tu pueblo. Aquí la gente muere de enfermedades, necesitamos saber lo que saben tus descendientes.
-Pero todavía no entiendo muy bien que es lo que ha pasado. ¿¿Mis descendientes en el futuro, mandaron una expedición a vuestro pasado??
¿Este es mi diario de dentro de 1000 años?, ¿o de hace 1000 años?
¿Y por qué yo?
¿Yo solo quería huir de la expulsión a que había sido condenado mi pueblo de su país, y ahora resulta que de mi vuelta depende la salvación de mi mundo en el futuro?
Es demasiado, tengo que pensar.
-Tranquilo, le dijo la Anciana, ve a descansar. Nada pasará esta noche.
Esa noche no durmió ninguno de los tres. Olayo pensaba en su mundo, y en como el futuro aparecía tan negro.
Yannu recordaba aquellas cosas maravillosas que había visto en el… ¿Ordenador?, había dicho la voz.
Selina sólo pensaba que Olayo se iba a marchar, y que no volvería a verlo.
Al día siguiente los tres, pensativos y cabizbajos, fueron al encuentro de la anciana.
Olayo tomó la palabra.
-Anciana, Yannu y Selina conocen mi idioma, ellos te podrán traducir lo que diga la voz, y tu pueblo podrá aprender y mejorar.
Yo debo volver. Aquel es mi pueblo. Es verdad que no me han tratado bien, y que tuve que huir. También es verdad que por lo visto, no han aprendido con los años, y han tenido que mandar colonos a otros lugares.
Me gusta vuestro pueblo. Aquí no hay guerras, ni luchas, ni rencores.
Pero debo volver. Alguien debe llevar el diario de vuelta, para que dentro de mil años un grupo de humanos pueda escapar del infierno y venir aquí, hace mil años.
Si este aparato me puede hacer volver, volveré.
Se dirigieron al árbol, y la Anciana sacó el ordenador a la luz. Otra vez, la magia funcionó, y la tapa se abrió suavemente.
Olayo miró atentamente las letras, y fue tocando una por una: v i a j e.
La voz volvió a hablar. Pausadamente fue explicando los pasos a seguir para iniciar el viaje interdimensional. En realidad era muy simple, el aparatito lo hacía todo. Solo había que colocarse frente a él, y ya estaba.
Se decidió que el viaje sería al día siguiente.

3 comentarios:

  1. AINSSSSSSPERLITA..ME HE PERDIDO TODAS TUS ENTRADAS.INTENTARE PONERME AL DIA POCO A POCO.
    BESITOS REINA.MJ

    ResponderEliminar
  2. perlita...sabes, hay una c0m0 envidia, per0 de esas sanas, ehhh??¡¡¡ p0r est0 de l0s 2 s0les...he leid0 l0s d0s s0les 6...te he vist0 a las 12 y pic0 de la n0che y encima el barça ha pasad0 a la final de la c0pa de eur0pa...ay, de mi tristeza furb0lera...hay...sabes, hay una c0m0 envidia sana en este trabaj0 que haces y estas haciend0...en mis tiemp0s escribi...t0nterias, es0 p0r delante, y queria que me l0 leyeran..., p0r que escribir un diari0 es0 es una c0sa, per0 escribir...te teng0 una c0m0 envidia sana p0r la decisi0n de escribir est0...anim0 y sigue.
    gracias.

    ResponderEliminar
  3. Jo... No sé muy bien si te escribo desde el presente, si ésto es un sueño de lo que leeré en el futuro... pero lo cierto es que la historia cada vez se pone más interesante.
    Besitos, hermanita.

    ResponderEliminar

Cuéntame algo...